Había una vez un bitcoin … ¿o tal vez era un florín?

tempo-moneta

ivan-turattiEmpezamos este viaje en el descubrimiento de la Historia de la última moneda: El Tiempoun contributo en 5 capítulos escrito por nuestro usuario Ivan Turatti, sociólogo. Leedlo y si tenéis alguna queja, comentad en el artículo.

Desde hace unos años asistimos a un crecimiento exponencial sobre la evolución de la moneda. Desafortunadamente, estas discusiones se limitan a menuda a discutir el paso de la “moneda tradicional”, gestionadas desde los bancos centrales, a los virtuales y descentralizados, dejando la razón principal por la que nació la moneda: comprar y vender tiempo.

Sí, así mismo. Desde los inicios de la sociedad humana organizada hemos creado siempre modos más complejos y sofisticados para intercambiar el tiempo. Tiempo quiere decir bienes, servicios, ideas y todo aquello a lo que prestamos atención en nuestra vida.

Empezamos con El trueque, pero durante la evolución social (desde los clanes a los pueblos y finalmente a la ciudad) este tipo de intercambio era más ‘funcional’ a las nuevas exigencias. En cierto modo alguien tuvo la buena idea de dar un valor convencional a un objeto y usarlo como base para el intercambio. El mecanismo era simple y facilmente replicable: los ‘objetos’ (las monedas) eran transportabies, transferibies e identificables; en pocas palabras perfectas sea por las exigencias de la gente común que por las de las clases dirigentes, las organizaciones y los estados.

bitcoinObviamente, con el tiempo hemos iniciado a ver los bug de este tipo de mecanismos. Poco a poco, en el intento de corregirlo, lo hemos hecho convertirse siempre más complejo. Finalmente, con la llegada de la sociedad industrial de masa y la globalización, el mecanismo ha empezado a mostrar siempre más a menudo sus puntos débiles. Todavía las nuevas tecnologías, y en particular la web, tienen abierta la posibilidad, antes impensable, de la evolución del sistema: bitcoin, sardox, criptovalute varias y así succesivamente.

A menudo, pero, se nos olvida contar que, en paralelo a esta ‘historia oficial’, un pequeño nicho de personas, de una forma más o menos consciente, no ha dejado nunca de usar la última moneda: ‘El tiempo’.

Nos vemos pronto…

TEAM ESPAÑA

SIGN UP ON TIMEREPUBLIK.COM

Comments

comments