LA EFICIENCIA DEL TIEMPO. Despertar con el sol o el reloj.

file5981297121636

El tiempo, la gran invención humana que define el paso de los días. Forma parte del Sistema, del orden social establecido y de la cultura de los diferentes territorios. Todo el rendimiento y la evolución de las civilizaciones están asociados directamente a él. Es la relación de dependencia que tenemos directamente con el amanecer y despertar. Es parte de nuestra percepción y estructura psicológica: conforma nuestra realidad.

Es curioso que nuestro propio cerebro tenga su propia inteligencia del espacio-tiempo. De hecho, es tan crucial la percepción del paso de los días que está directamente asociado al instinto de conservación natural. El tiempo aporta seguridad, es el modo en el cual sabemos que habrá un mañana y un pasado mañana. Por tanto, forma parte del orden necesario para establecer la vida y extenderla en el territorio. Da paso a la capacidad de previsión, de planificación y de actuación. Es la forma en que entendemos que todo tiene un principio y final: todo perece y nada permanece.

La evolución de cómo entendemos el tiempo, indudablemente ha afectado de manera muy dispar a la diversidad de culturas que existen en todo el planeta. En este sentido, podríamos poner dos ejemplos radicalmente opuestos entre, una cultura que plantea su vida en torno a la subsistencia, como en el caso de muchas tribus de origen africano o, por otro lado, encontramos una cultura afanada completamente al tiempo como es el caso de Japón. Allí, el tiempo es fundamental y cada segundo cuenta. En el caso español, existe una cultura del tiempo flexible. Según el entorno y el tipo de encuentro, el tiempo puede ser una cuestión crucial o laxa. Realmente, pensar cual es mejor en términos generales sería en sí mismo una gran contradicción, pues tenemos que ver que realmente el uso del tiempo está asociado a la historia y evolución de la cultura en los diferentes territorios. Entender el tiempo en términos  absolutos sin sus precedentes, sería caer en la contradicción de no respetar la diversidad de percepciones y, en sí misma, no entender las diferencias de la idiosincrasia humana. Recordemos que, desde la perspectiva de los bancos de tiempo, siempre se preferirá priorizar lo cualitativo frente a lo cuantitativo.

Sin embargo, pese a las diferencias, el paso del tiempo es un hecho natural y universal que afecta a todos los elementos y, por tanto, a todos los organismos vivos como los seres humano. Entender que el tiempo debe ser eficiente no implica convertirse en esclavo de él. Debemos diferenciar entre el concepto explotación y eficiencia, puesto que la comprensión del tiempo, desde sus inicios, está fundamentada en la razón del orden y, en última instancia, la cultura del trabajo se asoció a dicho orden natural. Estamos aquí vivos por razones más profundas que para convertirnos en esclavos de nuestro propio orden de vida. El tiempo como tal existe para ayudarnos a vivir mejor y no para convertirnos en víctimas de nuestra propia naturaleza.

Por tanto, entiéndase que el tiempo es armonía siempre y cuando éste no nos domine. Entendamos que es parte de nuestras vidas, parte de un todo, como lo puede ser los sentidos, los sentimientos, las experiencias y las emociones. Es una parte de fundamental de ese motor que nos impulsa y levanta cada día.

Por eso mismo, sentirse esclavo del tiempo, es sentir que algo importante de nuestro mundo no funciona bien.

SIGN UP ON TIMEREPUBLIK.COM

Comments

comments