TIEMPOS MEJORES VENDRÁN.

P1460184

Tiempos mejores vendrán. Tras cada noche oscura hay un amanecer, tras cada tormenta siempre llega la calma. Son tiempos inquietantes y frágiles, tiempos que requieren de reflexión. Hoy, más despiertos que nunca por la recia y fría realidad que vivimos a diario, no dejamos de ser un objetivo débil ante el Goliat que nos está aplastando. De hecho, la confusión que genera la gran disparidad de noticias diarias son parte del perverso juego que hay tras el telón de acero del Sistema: la cuestión es que el pasado se olvide y únicamente quede la historia del presente.

Sin embargo, muchos años nos contemplan ya desde que la pesadilla comenzó. Desde entonces, recuerdo de manera repetida todo lo que ha ocurrido en todo este tiempo. No quiero que se me olvide, no deseo que la frustración de estos tiempos presentes de corrupción diaria se lleve esa parte pasada de mi memoria, porque lo que pase durante los próximos meses será determinante para el futuro, pues nos toca decidir cuál será el destino colectivo de nuestro tiempo.

Últimamente me recuerdo cansado y hastiado. Sufriendo por el futuro de mi gente y el mío propio. Necesito creer que las cosas van a cambiar, que tiempos mejores vendrán. Esta noche es tan oscura que parece haberse perdido el sol de ese amanecer tan ansiado. ¿¡Qué mal habremos hecho nosotros para merecer la desesperación o este castigo!? Siento que personajes de traje y corbata especulan y prevarican con mi tiempo sin siquiera molestarse en conocer a la persona. Mienten y engañan con promesas vacías llenas de aire, negocian con los derechos e intereses generales y juegan con la desesperación y la necesidad de las personas. Así, de esa forma, tienen el mejor sistema de esclavitud institucionalizada que puede existir. De hecho, precisamente la injusticia se consiente porque es la necesidad lo que realmente impera en nuestras vidas: hijos que alimentar, familias que mantener, letras acumuladas que pagar… ¡Qué derecho tienen a ello! ¡Quiénes se creen que son para jugar con el sustento de nuestras personas queridas!

Es una realidad que es el propio Sistema el que está fallido y caduco. No se puede explicar de otro modo que gente de esta calaña, que dictamina ese tipo de decisiones que atentan contra la integridad de su pueblo quedan impunes, que crean leyes que atentan contra la libertad de expresión, que amenazan continuamente la libertad democrática, que permiten barbaridades e injusticias sociales por parte de grupos poderosos e influyentes.

Por ello, no quiero que el desgaste y el coraje cieguen mi razón. Quiero recordar y jamás olvidar estos tiempos que pasé. Demostrar que las cosas pueden cambiar, transmitirles a mis hijos en el futuro un mensaje cargado de historia y conocimiento de los errores que no se deben jamás permitir, inculcarles responsabilidad política, compromiso, ideales contestatarios y basados en el bienestar general. Pero jamás querré inculcarles el sed “buenos chicos”, porque finalmente todo se reduce a la resignación de desear que “tiempos mejores vendrán”.

No, los tiempos mejores los habremos de luchar y conquistar. Los tiempos mejores empezarán cuando reflexionemos sobre la realidad. Los tiempos mejores comenzarán cuando asumamos que hay que cambiar.

SIGN UP ON TIMEREPUBLIK.COM

Comments

comments