“TIMEREPUBLIK ha logrado que me sienta como un verdadero ciudadano del mundo”

unnamed

Mi viaje por el mundo a través de TIMEREPUBLIK

“TRK ha logrado que me sienta como un verdadero ciudadano del mundo”, Mark Dellit, profesor de Inglés en Suiza.

¡Hola a todos! Permítanme que me presente. Mi nombre es Mark, soy profesor de Inglés, además de director de una pequeña escuela de idiomas en Suiza y, también, miembro de TIMEREPUBLIK durante estos dos últimos años. Por ello, me gustaría compartir con ustedes algunas experiencias de las que, a día de hoy, he disfrutado gracias a TRK.

Para empezar, debo aclarar que formo parte de TRK antes de que esta plataforma se lanzase al gran público: en su momento, colaboré como uno de sus primeros y humildes inversores. ¿Por qué? Ayudar a Timerepublik significaba apoyar un gran proyecto, un concepto digital que, personalmente, consideraba que podía satisfacer una necesidad básica aún por explorar en profundidad: entre todos, ayudándonos unos a otros, colaborando desinteresadamente, podemos hacer de este mundo un lugar mejor en el que vivir como sociedad. Por lo que ser miembro de TIMEREPUBLIK, verlo crecer paso a paso, ha sido algo especialmente bonito y emocionante para mí.

Ahora que Timerepublik está en marcha y yo me encuentro “fuera”, ejerciendo mis labores cotidianas como profesor de Inglés, les explicaré lo que un educador siente cuando puede ayudar a alguien a aprender más y mejor y, lo que es más, gratuitamente. Como integrante de la comunidad que forma TRK, he tenido la oportunidad de interactuar con gente de todas las partes del mundo; desde Bangladesh a Siberia, pasando por Brasil o Italia e, incluso, conciudadanos de Suiza. Normalmente, he impartido clases virtuales a través de Skype. Y, permítanme el atrevimiento, creo que soy bastante competente como profesor en este soporte.

Por ponerles un ejemplo, entre tantos que podría mencionar como intercambios enriquecedores a lo largo de estos dos años, les contaré que mediante Timerepublik pude ayudar a un estudiante que debía enfrentarse a un examen de Inglés. Él se encontraba en Bangladesh, y yo en Suiza. ¿El resultado? ¡Aprobó! Esto, amigos, no tiene precio. Sí, de acuerdo, empleé mi tiempo pero, desde luego, no fue en balde. ¿Y qué obtengo yo a cambio? Además de la satisfacción personal que conlleva ayudar desinteresadamente a una persona en apuros, Timerepublik me ha proporcionado una enorme y muy variada oferta de servicios de los que hacer uso cuándo y cómo más me interesase.

En mi caso, destacaría la ayuda de un estilista que me aconsejó a la hora de elegir mi ropa de trabajo, un experto que me dio unos cuantos consejos de jardinería, aquel otro que me ayudó con un pequeño problema de la impresora… además de recibir clases de Photoshop, indicaciones sobre cómo configurar mi nuevo iPhone y sincronizarlo con las cuentas de correo electrónico o ver cómo un cuento que escribí en Inglés me lo tradujeron en italiano. ¡Ah, se me olvidaba! Para este verano, estoy organizando una visita guiada por diversos lugares arqueológicos de Sicilia. ¿Te apuntas?

Como podrás comprobar, no está del todo mal, ¿verdad? Así que si te estás preguntando aquello de “¿realmente funciona esto?”, la respuesta es “sí”. O, por lo menos, a mí me ha funciona a las mil maravillas.

Antes de concluir, me gustaría compartir un último aporte en base a mi experiencia personal. Lo más importante, de hecho. Participar en Timerepublik ha significado ser parte activa de una comunidad enteramente Social, con mayúsculas. Hacer un favor a alguien, o viceversa, te conecta con la gente a un nivel mucho más cercano y tangible. Una unión humana, real. Dice el refrán que “un amigo en necesidad es un amigo de verdad”. No podría estar más de acuerdo. Hasta ahora he entablado amistades en lugares tan lejanos y dispares como Siberia, Bangladesh o Brasil. Y espero, la verdad, poder reunirme con ellos algún día.

Así que ya saben, si necesitan un poco de ayuda con un nuevo curso de Inglés, aquí me tienen para lo que necesiten; y si alguno de los aquí lectores supiera algo de Latín y estuviese dispuesto a dedicarme unos instantes de su tiempo, por favor, les agradecería enormemente que me ayudasen con ello. ¡Sí, aunque suene raro, todavía quedamos cuatro locos con ganas de aprender Latín! Nada más que ponernos en contacto y…¡hecho! ¿Qué me dicen? ¿Nos ayudamos?

 

SIGN UP ON TIMEREPUBLIK.COM

Comments

comments